El problema no ha acabado

BENVINUTS I BENVINGUDES

Cuando creíamos que estaba todo dicho en la escena valenciana de danza sobre el tema de las migraciones, después de “bandejats” de Titoyaya lo la trilogía “la sal” de Fil d’Arena, y que ya había pasado de moda el tema, resulta que aún quedaba por representar esta trágica realidad social porque sigue existiendo.

Migro Danza es una compañía joven que ha representado propuestas ingeniosas y llenas de creatividad donde la toma del espacio vacío por los interpretes resulta fundamental para el juego escénico, como demostró en el pasado festival Russafa Escènica con la original “impolítico”.

Los relatos corporales de Benvinguts i Benvingudes muestran la dureza del viaje de forma ardua. Acuden a diseños de cuadros con mucho contacto físico para construir imágenes. Los intérpretes recrean con mucha eficacia momentos de peligro, de muerte, padecimiento y riesgo. Pero hay una esperanza en forma de linterna símbolo de las oportunidades anheladas. Ello sin dejar de llamar la atención del espacio sonoro de Pablo Bas in crecendo, con el juego de la repetición de una frase donde se enfatiza la palabra “personas” y unos potentes efectos, con una iluminación muy conseguida por Carles Sanchis.

Las interpretaciones transmiten mucha potencia. El esfuerzo físico y la comunicación durante los tres cuartos de hora de duración es notable.

Benvinguts i Benvingudes es un trabajo conseguido. es necesario estar atentos a Migro Danza porque tienen mucho que decir aún el panorama de la danza Valenciana. Esperemos que esta obra vuelva a otros escenarios.

José Vicente Peiró

Crítico de Artes Escénicas de las Provincias)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *